jueves, julio 06, 2006

Elizondo, el nuevo ídolo nacional

Horacio Elizondo se convirtió en el primer árbitro argentino que dirigirá una final de copa del mundo. Considero que es un acto de justicia, ya que él fue uno de los únicos jueces que demostró categoría y autoridad para este nivel de competencia, donde volvió a ser una triste característica que la mayoría de los árbitros sean bochornosos. Además, se dará el lujo de haber dirigido el partido inaugural del Mundial y la gran final. Les propongo un par de juegos para el domingo: 1) Vean la final en el canal que quieran, y analicen lo que dicen cada vez que Elizondo entra en acción, ya sea por un foul, una tarjeta amarilla, una roja, un penal o un offside. Estoy seguro que el que esté relatando el partido inclinará su opinión en favor del árbitro argentino. 2) Cuenten las veces que escuchen alguna de estas frases: "Qué bien que está dirigiendo Elizondo", "No hay dudas de que Elizondo ha sido el mejor árbitro del Mundial", algún que otro escueto "Perfecto Elizondo", o alguna frase similar. No digo que el doble de Dady Brieva no merezca esos elogios, ya que ha dirigido de manera muy correcta. Lo que no me cierra es que dentro de poco menos de un mes, cuando comience el Apertura 2006, los mismos que el domingo se gastarán en elogios hacia él seguramente no tendrán piedad y lo castigarán al primer error que cometa, aunque sea porque dé por válido un gol que se convirtió en offside, y que el maldito telebeam buchonee que el delantero estaba adelantado por 8 milímetros...