miércoles, julio 05, 2006

Italia-Francia

Y se termina el Mundial nomás... Quedan sólo dos partidos: el más importante y trascendental, y el más innecesario e intrascendente. En el más importante estarán Italia y Francia. Tanos y franchutes. Los Azzurri y Les Bleus. Los italianos (campeones en 1934, 1938 y 1982, y finalistas en 1970 y 1994) están a un gol de igualar su mejor producción en ataque (llevan 11 y tanto en 1934 como en 1982 convirtieron 12) y vienen de eliminar a los dueños de casa con goles agónicos pero con muchísimo merecimiento y audacia. Además, tienen sed de revancha por aquel gol de oro de Trezeguet que le dio a Francia la Eurocopa 2000, y que tienen atravesado en la garganta desde hace seis años. Hay un dato de Italia que asusta: Tiene un solo gol en contra y, encima, fue de Zaccardo en contra (ante Estados Unidos). Su arquero Gianluigi Buffon, el mejor arquero del Mundial, lleva 453 minutos con la valla invicta y está a sólo 65 minutos de superar el record, en manos de otro arquero italiano (Walter Zenga, aquel a quien Caniggia le rompió el invicto con la inolvidable peinadita de nuca en el ´90). El debut ante Ghana fue con victoria (2-0), y con un mensaje: Italia jugó a jugar y no con el odiado catenaccio como estilo. El 1-1 ante Estados Unidos complicó los planes, pero el 2 a 0 contra los checos puso todo en su lugar. Ya en octavos, recibió un regalito del árbitro, quien les cobró un penal más discutido que el de Codesal en el ´90, y con eso despachó a los australianos. En cuartos despidieron a Ucrania con un contundente 3 a 0, mientras que en semifinales sacaron del torneo a los locales, con dos goles tan agónicos como merecidos. Por el lado de Francia (campeón en 1998) todo ronda alrededor de Zinedine Zidane, quien (si no cambia de opinión como desean los resultadistas que ahora lo idolatran y hace 15 días opinaban que era nocivo para su equipo) el domingo jugará su último partido como profesional. El camino a Berlín fue duro. Dio lástima en los dos primeros partidos (0-0 conta Suiza y 1-1 con Corea) y mejoró en el tercero (superó a Togo 2 a 0 sin Zidane, que hasta allí venía haciendo un Mundial olvidable). En octavos recuperó la magia de Zizou, levantó vuelo y mandó a España a hacer las valijas (3 a 1), mientras que en cuartos le dio una clase de fútbol a Brasil (1 a 0 mentiroso), antes de sufrir ante Portugal para llegar a la final (apretado 1 a 0). Su arquero Fabien Barthez lleva 10 partidos no consecutivos con la valla invicta y, de terminar sin goles el domingo, alcanzará un nuevo record en este rubro. Además, esta final tiene otra particularidad: es la primera vez desde 1978 que en el partido decisivo no están ni Brasil ni Alemania. En 1982, 1986, 1990 y 2002 llegaron los germanos, mientras que en 1994, 1998 y 2002, los brasileños fueron los que dijeron presente. Me acaban de confirmar que el domingo hay almuerzo en lo de mi primo Chicho, y luego veremos la final todos juntos en pantalla gigante, tal como vi todos los partidos de Argentina (menos contra Holanda). Con este apellido (Lisotto), con un primo apodado Chicho y un padre llamado Rocco, no hace falta que aclare por quién vamos a alentar. Sin embargo, en un costadito de mi pasión por el fútbol, me agradaría mucho que un gigante de este deporte como lo es Zinedine Zidane se retire dando cátegra y alzando la Copa del Mundo. Así que el domingo, gane quien gane, voy a estar contento.

3 Comments:

At 7/06/2006 02:11:00 a. m., Anonymous Anónimo said...

hey, el autogol fue de zaccardo y buffon no se llama pierluigi, sino Gianluigi ;)

nice blog

 
At 7/06/2006 09:18:00 a. m., Blogger Pablo Lisotto said...

gracias
ahi lo arreglé.

 
At 7/06/2006 05:01:00 p. m., Anonymous Anónimo said...

no problem

 

Publicar un comentario

<< Home