sábado, octubre 07, 2006

Que no empaten...

Los últimos dos superclásicos fueron bastante aburridos, más allá de que el 1 a 1 en la Bombonera fue más emotivo (con el gol agónico de penal marcado por Palermo) y más violento (la terrible patada de Krupoviesa a Montenegro) que el asqueroso 0 a 0 que se dio en el Monumental, la tarde que se rumoreó que Basile y Merlo arreglaron el empate. La cuestión es que el Boca supercampeón de Basile no le pudo ganar a River... Lo más importante es que jueguen al fútbol, que se brinden por el espetáculo, que no lloren, que no hagan tiempo y que gane el mejor. ¿Es mucho pedir? Yo creo que si, y espero que me tapen la boca...